Multitudinario adiós a la «eterna luchadora»


Empresarios, políticos y amigos despiden a Kike Gómez Haces, la mujer obsesionada con la integración de las asturianas en el mercado laboral

La Nueva España (Viernes 23 de abril de 2010)

Oviedo, José Luis SALINAS

«A Kike le gustaban los retos y su enfermedad se la tomó como uno más. Como ella misma decía, su afección fue una carrerina de obstáculos en la que de vez en cuando tenía que dar saltinos, de los que en muchos casos salió victoriosa». Son palabras de Ignacio Font, vicario de la delegación de Valladolid del Opus Dei, durante el funeral de la empresaria y fundadora de la Asociación Mujer Empresa, Kike Gómez Haces, que ofició ayer en Oviedo. Algo más de un millar de personas despidieron a la emprendedora en una emotiva ceremonia celebrada en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen (Padres Carmelitas). La alta afluencia obligó a que muchos de los asistentes tuvieran que seguir el acto de pie.

«Era toda una luchadora, y se merece esta despedida y mucho más», asegura Panchi Onís, una de sus colaboradoras en la Junta Directiva de ASEM. Kike Gómez Haces falleció el pasado miércoles en el Hospital Central de Asturias, tras un año de ejemplar lucha contra un tumor cerebral que le había sido diagnosticado en marzo del año pasado. Ignacio Font, amigo de la empresaria asturiana, destacó durante su homilía que Gómez Haces «no le tenía miedo a la muerte, su única resistencia venía por verse separada de los demás». Entre el millar de asistentes había empresarios como Severino García Vigón, presidente de la Fade; Alberto González, secretario general de la patronal; Luis Valdés, de Formastur; Jaime Soto, de Soto Sistemas y Pedro García, secretario general de la Cámara de Comercio de Oviedo. También acudieron el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Ignacio Vidau, representantes del Principado encabezados por la consejera de Presidencia, María José Ramos, y decenas de amigos y compañeras de Gómez Haces en la asociación.

Uno de los adjetivos que dedicaban los asistentes a la empresaria era el de trabajadora. «No paró hasta el final, y su enfermedad no fue un impedimento para que siguiera con su actividad. La pregunta que me hago ahora es si será capaz de descansar en paz. Seguro que desde el cielo sigue luchando por vosotros», señaló Ignacio Font.

Uno de los momentos más emotivos del acto llegó cuando su hermano, el sacerdote José Antonio Gómez Haces, que había estado durante todo el acto religioso junto a Font, con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, agradeció desde el altar las muestras de cariño que había recibido la familia. «Estamos emocionados y casi conmocionados por todo este apoyo», apuntó, «Kike fue una mujer muy abierta y dispuesta a tirar todo lo que pudiera por Asturias. Su mayor preocupación, casi hasta la obsesión, fue que la mujer asturiana se integrara en pleno derecho al mercado laboral».

Su hermana, Charo Gómez, también muy emocionada durante todo el acto religioso, recibió numerosas muestras de apoyo a lo largo del día. «Era muy enérgica, de las que jamás cambiaban un plan. Nunca tuvo ninguna implicación política, sólo hay que ver toda la gente que ha venido a despedirla; de todos los colores políticos», apuntó.

Varios post más abajo se incluye una entrevista en una tv local y en uno de los diarios cuando aún estaba entre nosotros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.